Anécdotas

En esta sección se pretende recoger anécdotas, historias y comentarios de hechos alrededor del fútbol del Colegio o del Torneo de Exalumnos, si usted tiene algún comentario interesante, envíelo para publicarlo.

Así, comenzó el primer torneo de Exalumnos (1975)

Para la organización del Campeonato nos reunimos con mis hermanos y otros exalumnos y diseñamos el torneo con goles de ventajas según como estuviera conformado los equipos, los cuales estaban organizados por promociones, por ejemplo, había un equipo que reunía los jugadores que se habían graduado hasta el año 1964, otro equipo estaban los jugadores del año de 1965, 1966 y 1967, otro de las promociones de 1968 y 1969 y luego cada promoción hasta llegar a la promoción de 1974.

Se conformaron 2 grupos de 4 equipos cada uno. Dependiendo del equipo contra el que uno jugaba tenía que darle goles de diferencia. Cuando jugamos contra el equipo de las promociones anteriores a la de 1965 tuvimos que dar 12 goles de diferencia, ese partido lo ganamos 13 - 12.

La final se jugó entre el equipo conformado por las promociones 1965, 1966 y 1967, donde había muy buenos jugadores como eran Bernardo Ortiz 'Muchilanga' (Prom.66), Fernando Rodríguez Grillo 'Fito' (Prom.65), Francisco 'El Mico' Casas (Prom.67) contra la promoción de 1974 , donde jugaba yo.

Nosotros teníamos que dar de ventaja 4 goles a un equipo muy bien organizado. El partido finalizó sin tener en cuenta los goles de ventaja 3-3. Para el recuerdo queda que el primer ganador de un torneo de exalumnos fue el equipo conformado por las promociones de 1965, 1966 y 1967.

Pablo Rivas Franco
Exalumno Prom.74

El Emilio nos gana el Torneo Alfonso Casas Morales en 1993.

Me refiero a la final del Torneo Alfonso Casas Morales de 1993 en el cual se enfrentaban el Colegio Emilio Valenzuela y el Gimnasio Campestre en canchas de este último. En este partido estuvo 2 veces el Campestre por encima del marcador pero la "garra" emilista salió adelante y no solo remontó el marcador sino que sacó adelante el partido.

Los equipos de esta final tenían en sus filas jugadores que actualmente juegan en el Torneo de Exalumnos siendo algunos de ellos por parte del Campestre; David Luna (Prom.93), Rafael Rodríguez 'Goofy' (Prom.94), Luis Fernando Espinosa (Prom.94), Carbonell, Luis Alejandro Largacha (Prom.93) y Juan Camilo Nariño (Prom.93), entre otros. Por parte del Emilio estaban -quien escribe- Andrés Victoria, Nicolás Oviedo, y 'Mene', entre otros.

El partido finalmente terminó 6-2 a favor del Emilio coronandose este ultimo como campeón del torneo hecho que un año después fue confirmado una vez mas.

Diez años después algunos jugadores de la época siguen recibiendo mis comentarios al respecto y como buenos Gimnasianos todavía oigo respuestas que llevan a mostrar que fue "simplemente suerte...". Fue un honor haberle ganado al Campestre esta final en su cancha no solo por lo que este equipo representaba adentro y afuera de las canchas sino tambien por ser este Colegio quien me vio nacer y gracias al que siempre me he considerado un
gimnasiano más....

Andrés Victoria Peláez
Exalumno del Gimnasio Campestre
Después se pasó al Colegio Emilio Valenzuela

Nostalgia de un Futbolista: ... Y Colgué los Guayos.

GuayosComo cualquier jugador entusiasmado, dure participando en el campeonato del exalumnos del Gimnasio tres años, durante los cuales la esperanza, el deporte y la integración se fusionaban para hacer del grupo, un conjunto que lograra honrosas figuraciones como efectivamente lo hicimos alguna vez; al obtener un meritorio tercer puesto.

Llamadas permanentes de Augusto Donoso, búsqueda infatigable de los demás compañeros de promoción e invitación dominical a los amigos para que nos acompañaran al entrenamiento, fueron parte de las jornadas que antecedían a los campeonatos. En una oportunidad integramos hasta el 75% de nuestro cursos de 1.975, circunstancia esta que nos obligaba moralmente a obtener triunfos, lo que era casi un reto. En éste punto comenzaron las concesiones al deporte en detrimento de las noches de placer y las noches de bohemia. Ya los sábados se dedicaban máximo a un cine, pero nada de licor y los domingos se madrugaba, para que en familia se emprendiera el viaje a vivir las viejas glorias.

Pero, las sorpresas nunca faltaban y empieza la enfermedad de los años a atacarnos. El síndrome lo empezamos a sentir en cierto campeonatos donde tuvimos que enfrentarnos a la "Selección del Colegio" con muchachos que no entraban aún a kinder, cuando nosotros ya éramos bachilleres.

Ahora, los síntomas se vuelven más asiduos. Los domingos por la tarde no queríamos hacer nada distinto de dormir, ni siquiera almorzar. La dosis e aspirina se volvió en necesaria, por los resentimientos posteriores a cada partido y para evitar que el lunes siguiente, cojeáramos como reumáticos en la oficina.

El siguiente síntoma fue el terrible pero innegable marcador. No habían nada que pudiéramos hacer. Los resultados eran contundentes, pero no queríamos aceptar el diagnóstico. Los justificábamos con la mala suerte, el arquero, las defensas y hasta la ausencia de banca.

Posteriormente, vino lo peor, las lesiones. Durante un campeonato tuvimos cinco accidentes, casi todos dentro del "Fair Play". Ya, de nuestra generación, ninguno quería jugar con nosotros. Nos tocó, entonces recurrir a la importación de unos "chinos" que sí corrían. Esto fue la luz de la verdad. Ya no éramos capaces e competir.

Quizás éramos los más animados, los de mayor entusiasmo, los primeros en llegar, pero... esto no era suficiente; necesitábamos algo más. perder lo que inevitablemente ya no teníamos, el aliento.

Sí, tristemente, esa es la realidad. La habilidad, la resistencia, los reflejos, el estado físico ya no son los de antes. No podemos pretender seguir jugando fútbol cuando solo hacemos ejercicio una vez a la semana -no quiere decir que nos dediquemonos al dominó o al ajedréz- todavía podemos practicar otros deportes como basket, voleibol, tenis, etc.

Todo lo anterior me llevo a dejarle a mi hijo, que apenas cursa kinder, la herencia de lo que en una época fue de su padre el futbolista: Un par de guayos.

Extracto de Antena Gimnasiana
Septiembre-Octubre 1991

¿... Y de los Guayos Qué?

Volví a llevar una vida normal. Viajé a la finca durante los fines de semana, hacíamos reuniones los sábados sin preocuparnos por la hora de levantarme, paseábamos los domingos con los hijos y almorzábamos en el norte. No volví a tener lesiones, golpes o morados.

JugadorFue un cambio. A pesar de los anterior algo me inquietaba. Me encontraba en cine o en los restaurantes con los compañeros de equipo y todos sentíamos lo mismo. Nos hacía falta algo, no nos encontrábamos satisfechos. Muchas veces me encontraba con otros jugador y lo primero que preguntaba era, ¿Qué les pasó?, ¿Por qué no están jugando?, siempre la respuesta era vacía, "Se los dejé a mi hijo".

Un día, a principios del año Pipo me llamó y me preguntó que si este año sí jugábamos. Yo le contesté lo mismo, "los guayos los heredara mi hijo". Pero me puse a pensar, el niño calza 32 y yo calzo 44. De aquí a que él los pueda utilizar, ya estarán pasados de moda. Lo mejor es que los vuelva a usar, hasta que ellos o yo definitivamente nos acabemos.

Cambiamos de nombre colocándonos una más estimulante" "Nueva Generación" conseguimos una camiseta más viva (naranja), inscribimos 18 jugadores para poder tener siempre 5 cambios, dándonos un segundo aire. Finalmente encontramos no uno, sino dos arqueros. Todo lo anterior nos ha permitido incursionar hasta el momento, con muy buenos resultados.

Esperamos continuar dando de que hablar y seguir jugando el Campeonato de Exalumnos.

(Ex Sin Alientos)
Extracto de Antena Gimnasiana
Marzo - Abril 1992

 
Copyright © 2007 Torneo de Fútbol de Exalumnos del Gimnasio Campestre. Prohibida su reproducción.